Archivo | abril 2013

La importancia de la respiración

Es posible permanecer sin comer durante semanas, es posible estar sin beber varios días, pero sin respirar apenas podemos estar unos minutos.

Respirar es una función que llevamos a cabo en nuestra vida de forma permanente, pero muchos de nosotros no tenemos consciencia de ello y solo respiramos superficialmente. Mediante la práctica consciente de respirar, aportaremos numerosos beneficios para nuestro cuerpo y nuestra mente.

RespiraciónLa respiración es el único proceso biológico que podemos controlar a voluntad, cuando no te ocupas de ella se hace automáticamente, vehiculizada a través del sistema nervioso autónomo; cuando quieres ocuparte de ella, toma el relevo la corteza cerebral. Por tanto el hecho de que pertenezca a esos dos mundos, el mundo de la incosciencia y el mundo de la consciencia, es lo que reviste a la respiración de una importancia capital para poder controlar la mente y para poder alcanzar estados expandidos de consciencia. Por eso a lo largo de la historia de la humanidad la respiración, en muchas culturas, se ha utilizado como una forma de modificar y de expandir la consciencia.

El centro respiratorio autónomo del bulbo raquídeo recibe influencias de muchos otros elementos del cuerpo, tiene receptores que están el cayado aórtico, en las carótidas, pero sobre todo recibe influencia del diencéfalo (cerebro mamífero, donde se ubican las emociones) y de la corteza cerebral. Por tanto cuando decimos que la respiración está condicionada por nuestro sistema emocional y afectivo es rigurosamente cierto, la prueba más evidente es que no respiramos igual cuando reímos que cuando lloramos, cuando estamos excitados que cuando estamos tranquilos, cuando estamos nerviosos que cuando estamos relajados, cuando estamos despiertos que cuando dormimos; la respiración siempre refleja en todo momento como estamos.

Por tanto, dado que en el yoga uno de los aspectos fundamentales es el autocontrol emocional y el autocontrol mental, la herramienta básica para conseguirlo es la respiración. El control de la respiración da lugar a una mente centrada; aumenta la capacidad respiratoria y repercute positivamente en nuestra vivencia emocional, con lo cual disminuye la angustia, ayuda a controlar la ansiedad, desaparecen o se aprenden a relativizar las preocupaciones; en ese sentido los suspiros o los bostezos que se producen muchas veces en el yoga están relacionados precisamente con esa eliminación y esa liberación de tensiones, de conflictos…

Por otra parte, en el yoga es muy importante el concepto de prana, un término complejo de definir pero que podríamos traducir como “fuerza vital” o “energía vital” y que muchos autores identifican con la biolectricidad del aire y otros que lo  relacionan con una energía más bien de tipo electromagnético. La respiración es la expresión básica de esa energía vital que también captamos a través de los alimentos y del agua.
Todo ese prana que, según la filosofía del yoga, se halla en el universo está siempre disponible para nosotros y la mejor manera de captarlo y vivenciarlo es mediante la respiración. Con la expulsión nos desprendemos del aire viciado de nuestros pulmones, de la energía estancada, pero también nos permite descargar la tensión acumulada. Con cada inspiración recibimos aire renovado en nuestros pulmones y abundante energía fresca y purificada. Esto nos va a reportar un estado más saludable y vital, incrementando la vitalidad de todo el organismo, nos va a ayudar enormemente a que nuestro mundo emocional y afectivo esté armonizado y a que nuestra mente se encuentre más serena y calmada y, por lo tanto, más lúcida y despierta para desarrollar toda nuestra creatividad y nuestro discernimiento.

Por todas estas y otras muchas razones es por lo que lo primero que aprende el alumno es a conocer, dirigir y controlar su respiración y lo primero que se le enseña es la respiración yóguica o respiración completa de la que hablaremos ampliamente en otra “entrada”.

 

Beneficios del Yoga

BENEFICIOS DEL YOGA

El Yoga tiene innumerables beneficios, muchos de ellos preventivos y terapéuticos.

Científicamente se ha demostrado que ofrece beneficios tanto como para el cuerpo como para la mente, puesto que el Yoga no hace una clara diferenciación entre ambos, considerando el cuerpo como una manifestación tangible de la mente y al individuo como un todo, de manera que si actuamos en cualquier ámbito o aspecto (físico, psíquico, emocional, etc.) va repercutir en todo lo demás.

Dentro de los beneficios físicos del Yoga podemos decir que mejora la flexibilidad y la movilidad muscular; mantiene más ágiles y saludables las articulaciones, previniendo su degeneración; tonifica y fortalece los músculos; sirve de corrección y reeducación postural ya que  fortalece la columna vertebral y te hace tomar consciencia de tus malos hábitos posturales; alivia y previene el dolor de espalda; mejora las condiciones músculo-esqueléticas; contribuye a mejorar en casos de hiperlordosis y de escoliosis; aumenta la fuerza y la resistencia; desarrolla el equilibrio; contribuye a equilibrar el funcionamiento de las glándulas del sistema endocrino; mejora la digestión y estreñimiento; favorece la circulación y mejora las condiciones del corazón; sirve de gran ayuda para controlar la hipertensión arterial; actúa positivamente sobre los trastornos de la respiración; aumenta la respuesta inmune; refresca y revitaliza el cuerpo mediante el alivio de la tensión muscular, por enumerar tan sólo algunos de sus innumerables beneficios.

loto

Entre los beneficios mentales del yoga encontramos que aumenta la consciencia corporal, alivia los patrones de estrés crónico, relaja la mente y el cuerpo, mejorando notablemente los casos de ansiedad, centra la atención, ayuda a disciplinar la mente, la concentración se agudiza, potencia la memoria. Contribuye a desarrollar tu fuerza de voluntad y la confianza en ti mismo con lo que aprendes a liberarte de pensamientos y emociones negativas. Desarrollas virtudes como la paciencia, la tolerancia, la compasión y el perdón, lo que va a mejorar tus relaciones con los demás.

Aumentará tu consciencia permitiéndote enfrentar con más serenidad las diferentes circunstancias de la vida. La práctica del yoga se adapta a las necesidades de cada uno por lo que es compatible con cualquier otra disciplina física o mental que realices.
Si estás muy estresado, el Yoga es una gran ayuda ya que te permitirá reducir los círculos viciosos de pensamientos repetitivos de enojo, ira, frustración y miedo.

Pero nunca debemos olvidar que el Yoga es una vía de crecimiento personal cuya finalidad última es el autoconocimiento para, a través de él, alcanzar la autorrealización, es decir comenzar a desarrollar todo nuestro potencial interno para comprender lo que en realidad somos. Es llegar a ser uno mismo en plenitud. La Autorrealización es un camino de autodescubrimiento, experiencia en la cual contactamos con el Yo real y vivimos desde esa verdadera identidad. Sólo así sentimos íntegramente nuestra vida y la vivimos con gozo, creatividad y plenitud. La autorealización o realización de Sí mismo tiene que ver con la autenticidad, con ser lo que se es, y no con lo que se ha aprendido o con lo que uno pretende ser, alejado de su verdad o realidad interior.