Archivo | abril 2015

Pautas para vivir plenamente un āsana आसन

Un āsana, en sánscrito आसन, es una especie de configuración (la haces de manera intencionada, por medio de tu voluntad) que adoptamos con el cuerpo, con la finalidad de actuar sobre el cerebro e incluso sobre estructuras más sutiles o profundas.

al solEn realidad no eres tú el hacedor del āsana . No es algo que  hagamos nosotros, en el sentido más puro, esta actitud por supuesto no es algo que captes en un principio, requiere constancia y tiempo de práctica, te pones en sintonía con la energía del Universo para que cuando esa energía te penetra o te atraviesa te haga adoptar ese tipo de posiciones, en definitiva fluir. Si impones tu voluntad se produce una lucha, mientras seas tú el que hace, no fluyes, tienes que aprender a relajarte y dejar que la energía fluya a través de ti. Esto se puede comprender con los mudras que sirven para modelar una experiencia, como se producen espontáneamente en los estados modificados de consciencia, si los haces previamente estás allanando el terreno. Lo mismo sucede en el âsana. Tienes que abrirte al Universo y a la Madre Tierra para que la shakti fluya a través de ti, sin ofrecer resistencia. Entonces en cuando sientes

Con la perseverancia en la práctica vives el āsana como una meditación:

  • Posición física: inmóvil, cómoda y mantenida.
  • Respiración: coordinada, específica dependiendo de la postura que estés haciendo.
  • Actitud interior, mental.

La respiración debe ser consciente, eres tu quien la dirige; profunda o completa en la medida que la postura te lo permite; rítmica ya que si la alteras te sentirás inestable.

La actitud depende del objetivo: pratyahara-interiorización, dharana-concentración. El protocolo mental a seguir dependerá de la finalidad, no será lo mismo si va encaminada hacia la relajación que hacia dhyana-meditación o técnicas de meditación. Cuando rebasas los límites del cuerpo físico es fácil llegar a estados modificados de consciencia. Respecto a donde concentrarse hay unas reglas generales que, obviamente, varían para un principiante o para un veterano, al principio son estructuras físicas como la columna vertebral o la glándula tiroides, por ejemplo.

Para vivir plenamente cada postura en el Centro de Yoga Shakti aconsejamos seguir el protocolo de los cinco puntos:

  • Relaja todo lo que no participa en la postura, especialmente la cara.
  • Dosifica el esfuerzo, asúmelo sin necesidad de forcejear. Lo que trabaja en la postura tiene que tener un tono adecuado y correcto, no una hipotonicidad generalizada, un ejemplo lo encontramos en la postura de la vela, en la que tiene que haber cierto tono en las nalgas y en las piernas.
  • Acaricia mentalmente las zonas donde notas tirantez. Utiliza la sofro-sustitución sensorial, la autosugestión que funciona, al acariciar el músculo tenso, se relaja y se estira.
  • La respiración es el mejor soporte de la postura, es lo suficientemente atractiva para que la mente no se vaya. Amplia, completa, en la medida que la postura te lo permite, dándole primacía a la expulsión para que sea más larga, rítmica. En las posturas en las que interviene la fuerza, la inspiración te sujeta; en la expulsión parece que pierdes apoyo y cuerpo parece que empieza a temblar, por eso tiene que ser lenta y controlada para que no se pierda la postura.
  • Concentración en la zona estratégica: de lo más físico y ahí para arriba hacia lo más sutil: columna vertebral, una glándula u órgano (corazón, tiroides, etc.); un concepto o trayecto sutil, como si el cuerpo fuese mapa místico hacia el cielo, no tiene entidad real pero si en el plano sutil para utilizarlo como soporte; respiración asociada a un color o a una sensación, etc.

Es importante también, después de cada āsana , observarte, sentirte, abandonarte a la agradable sensación del cuerpo relajado, sin esfuerzo, a las actitudes de tu mente que posiblemente esté más apacible y serena.

Así experimentarás que un āsana constituye una puerta por donde la conciencia del hombre, debidamente despierta e integrada, puede profundizar y extenderse hasta más allá de su habitual limitación personal.                                                                                    HARI OM TAT SAT

 

La relajación como antídoto contra el estrés

Desde el punto de vista del Yoga, contemplamos al ser humano como un todo, en el que las diferentes partes están permanentemente interrelacionadas entre sí. Por lo tanto la relajación integral debe abarcar todos los aspectos de nuestro ser. Debemos hacer que la relajación forme parte de unos buenos hábitos saludables en nuestra vida cotidiana.

El estrés:

La primera persona que sistematizó el estudio del estrés fue Hans Selye, quien consideraba que el agente desencadenante del estrés es siempre algún elemento que atenta contra la homeostasis del organismo (equilibrio del medio ambiente interno). El estrés sería la respuesta no específica del organismo ante cualquier situación demandante, bien sea un efecto mental o somático. En un inicio, Selye consideraba que la respuesta de estrés era un mecanismo inherente a la situación: cada vez que se diera una demanda al organismo, se produciría una respuesta defensiva con el fin de proteger y propiciar la adaptación; él no encontraba diferencias en las respuestas dadas frente a estímulos agradables o desagradables. El término estrés, en física, significa presión, la presión que recibe un cuerpo cuando otro se superpone sobre él. En psicología y psiquiatría se le da el significado de tensión, ansiedad. En nuestra cultura tenemos un concepto negativo del estrés, considerándolo como el límite de nuestra resistencia.

El Sistema Nervioso Autónomo está relacionado con el estrés. El Sistema Nervioso Simpático (S.N.S.) acelera una serie de constantes internas y el Sistema Nervioso Parasimpático (S.N.P.) ralentiza una serie de constantes internas.

Existen dos tipos de estrés:

  • El estrés positivo – euestrés.Es un mecanismo natural de supervivencia, lo tenemos en común con los mar en calmaanimales, nos hace reaccionar en situaciones de peligro, lucha o huida, se utiliza en momentos puntuales. El S.N.S. acelera una serie de mecanismos y, cuando desaparece el peligro, las constantes se normalizan. Por ejemplo en las competiciones. Se puede mantener un límite de tiempo, si se excede, las mismas sustancias que nos pueden salvar la vida pueden ser nocivas y poner en peligro nuestra vida. El euestrés es el estrés positivo, la relación con las impresiones del mundo externo y del interior nos producen un desequilibrio orgánico, el cuerpo es capaz de enfrentarse a las situaciones e incluso obtiene sensaciones placenteras con ello, el euestrés permite experimentar el mundo como un lugar en que cada milímetro es delicioso. El euestrés es asimismo un estado de consciencia, en el cual pensamiento, emoción y sensación parecen organizarse para proporcionar un efecto general de alegría, satisfacción y energía vital. En realidad las técnicas de relajación nos orientan más hacia un estado de euestrés que a uno de calma boba, que nos resulta inútil para nuestros deseos de acción y realización, el estado de euestrés es el objetivo de la relajación, la relajación es para la acción. El objetivo de las técnicas de relajación sería lograr actuar en el mundo sin los efectos negativos del distrés, preparándonos para una vida creativa, en la que puedas llegar a disfrutar sin miedos los momentos felices y afrontar con realismo otros que sucederán de forma inevitable. La creatividad facilita una vida en la que los problemas tienden a resolverse, los problemas existen para todos, unos demoran su solución y otros se enfrentan a ella. Podemos comprender que el euestrés no solo incrementa la vitalidad, salud y energía sino que además facilita la toma de decisiones que permitirán llevar la iniciativa en el desarrollo como ser humano, permitiendo un nivel de conciencia capaz de sentir la vida como una experiencia única y valiosa.
  • El estrés negativo – distrés.Podríamos definir el distrés como el estrés desagradable. Es un estrés que ocasiona un exceso de esfuerzo en relación  a la carga. Va acompañado siempre de un desorden fisiológico, las catecolaminas (adrenalina, noradrenalina y dopamina) producen una aceleración de las funciones y éstas actúan alejadas del punto de equilibrio, hiperactividad, acortamiento muscular, somatizaciones, en suma: envejecimiento prematuro, son los efectos secundarios del estrés negativo. Pueden ser estresores: el trabajo, la familia, las enfermedades, el clima, el alcohol, el tabaco, las frustraciones, es decir centenares de estímulos internos o externos de carácter físico, químico o social. Incluso un exceso de estrés positivo puede ser causa de distrés, por ejemplo cuando gana tu equipo preferido, o cuando tienes una gran suerte en los juegos de azar, en ambos casos se producen infartos por exceso de júbilo. Podemos contemplar como en pocas ocasiones tenemos a nuestro alcance elegir las impresiones que inciden sobre nosotros, sin embargo  es posible aprender a responder de una forma equilibrada, la relajación ayuda en este sentido de forma muy eficaz. El distrés emocional y mental no es una reacción física, es una reacción emocional y mental de nuestro cerebro que no distingue el miedo o el peligro real del imaginario (miedo a quedarse sin trabajo, miedo a no llegar a fin de mes, miedo a la enfermedad, a la muerte, etc.). Se produce al utilizar mal la imaginación y las emociones, por la constante presencia del pensamiento negativo, predomina la acción del S.N.S. y el S.N.P. casi no funciona. Se agota la resistencia y se producen enfermedades. Para manejar el estrés es necesario equilibrar la balanza del S.N.A. Si no aprendemos a manejarlo, la tensión se vuelve crónica.

Estamos en el momento histórico de mayor estrés, en 100 años se ha acelerado el modo de vida más que en miles de años. Vivimos muy deprisa, la sociedad nos marca un ritmo que nuestra actitud interior no es capaz de soportar. Los ruidos generan mucho distrés, la prisa, el ir siempre acelerados, activando el mecanismo de lucha y huida todo el día. Si al llegar a casa ponemos la televisión, el estímulo visual hace que el S.N.S. siga activado. Los niños también están sometidos a estrés. El nivel de aguante se va incrementando, pero cuando se sobrepasa es cuando aparecen los problemas. Hay sistemas nerviosos más resistentes que otros, cuando aprendemos a relajarnos es cuando somos conscientes de nuestro nivel de estés.

Síntomas del distrés:

  • Tensiones musculares.
  • Morderse las uñas.
  • Alopecia.
  • Problemas cardíacos.
  • Afecciones circulatorias.
  • Úlceras, gastritis.
  • Enfermedades del sistema respiratorio, es muy común el asma.
  • Actitud irritable, impaciencia.
  • Menor capacidad de concentración, de aprendizaje y memoria.
  • Dificultad en las relaciones personales, agresividad.
  • Cansancio, fatiga crónica.
  • Insomnio.

La relajación:

velas y margaritasEs el mejor antídoto contra el estrés.

La palabra relajación viene del latín relax, que significa aflojar o soltar las tensiones.

El término relajación tiene dos acepciones:

  • Un estado de consciencia.Se encuentra en el límite entre la vigilia y el sueño, en el cerebro predominan las ondas alfa y estamos conscientes.
  • Todas las técnicas de relajación.

La relajación está entre la mente consciente y la subconsciente, justo en la línea que divide esos dos estados. Es un estado propicio para reprogramar la mente, cambiar aspectos negativos y potenciar los positivos, es una vía de transformación.

Hay tantas técnicas como seres humanos ya que se combinan los diferentes elementos para adaptarse a diferentes momentos o situaciones. El estado de relajación tiene diferentes niveles, pero para llegar a la relajación integral es necesaria mucha práctica, deben ponerse en práctica las técnicas para compensar el desequilibrio del S.N.A.

La relajación es un arte en el que hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales:

-El aprendizaje, conocer todos los elementos con los que puedes relajarte y cómo manejarlos.

-La práctica, cuanto más asiduamente la prácticas te relajas cada vez con mayor facilidad y más profundamente.

La relajación es una ciencia: los efectos de su práctica se pueden demostrar, son objetivables de forma científica y las técnicas de relajación se utilizan tanto por parte de la medicina como por parte de la psiquiatría.

El predominio del S.N.P. equilibra, ralentiza, te lleva a un estado de serenidad, de armonía, compensando el distrés, es la única manera para equilibrar los efectos del estrés. Cuanto más practicamos la relajación, más se acumula y así es más difícil que el estrés haga efecto, los efectos de la relajación son acumulativos, son preventivos y tiene muchos beneficios.

Beneficios de la relajación:

  • Equilibra a todos los niveles la mente: mejora la concentración, el aprendizaje, aumenta la motivación para hacer cosas.
  • Mejora en casos de arterioesclerosis, presión arterial, niveles de colesterol; aumentan los niveles de leucocitos, previniendo enfermedades infecciosas; aumenta la resistencia eléctrica de la piel, previniendo la afección de bacterias o gérmenes, actúa sobre la depresión, se activan unas sustancias que son las mismas que tienen los medicamentos (para que se puedan transmitir los impulsos nerviosos desde una célula nerviosa o neurona a otra es necesaria la presencia de los transmisores -serotonina, noradrenalina, dopamina, etc.- en el espacio existente entre las neuronas o espacio sináptico. Los transmisores son destruidos por unas substancias llamadas MAO –Monoaminooxidasas), es una especie de psicofarmacoterapia que nos ayuda a equilibrar, previniendo la depresión, la ansiedad; estamos menos irritables, más tranquilos, con menos agresividad y más sentido del humor.

El estrés hace que disminuya el rendimiento a la hora de hacer las cosas, la relajación mejora ese rendimiento. Hay que hacerla todos los días como un hábito higiénico, saludable, preventivo. Cuando ya integras las técnicas, la relajación se puede practicar en cualquier momento y lugar.

Para poder comprobar todos sus innumerables y beneficiosos efectos, anímate a ponerla en práctica, consulta nuestros horarios