Archivo | junio 2017

Libertad

Hace unos días en un debate en clase de yoga surgió la cuestión de si ahora somos más libres o menos libres que hace un tiempo, expuse mi punto de vista y aprovecho el blog para comentarlo más a fondo y para que también puedas compartir tu opinión.

Te hacen creer (o al menos lo intentan) que eres más libre porque vives en una sociedad “democrática”, donde puedes expresarte, elegir  y moverte libremente. La otra cara de la moneda es que estas dentro de la burbuja de la sociedad de consumo, de la que no es fácil salir, en la que nos hemos creado un montón de necesidades, sin darnos cuenta de que podemos prescindir de muchas de ellas para que no mermen nuestra libertad y poder de decisión, además de la sensación  de insatisfacción que puede llegar a producir el no poder contar con algunas de esas necesidades superfluas.

columpio

La cuestión es si eres poseedor o poseído  por los objetos, incluso las personas que crees poseer, dado el temor, la inseguridad y la ansiedad que crea perderlos o desprenderte de ellos. Realmente esto te esclaviza, en lugar de hacerte libre, cuando en realidad nada ni nadie te pertenece. Aceptando, desde la serenidad, el inevitable ciclo de la vida. El hecho de ser consciente de que nada es permanente, nada es completo y nada es perfecto te hace vivir más plenamente el presente; sin expectativas, pero con ilusiones y proyectos; desde la satisfacción de poder disfrutar de las cosas sencillas, las que de verdad te llenan.

La progresiva pérdida de valores en nuestra sociedad, en la que la tendencia habitual es mirar hacia afuera y pocas veces hacia dentro, te lleva a olvidar la conexión con lo más valioso que tienes: tu rico mundo interior. Reconectar con tu Esencia, pensar, hablar y actuar de acuerdo a tus valores te lleva a ser tu mismo, sintiéndote más libre y más feliz. Si vas en contra de ellos, tratarás de justificarte, autoengañarte y en lo más profundo de ti sabrás que te estás traicionando a ti mismo y generando una sensación de insatisfacción permanente bastante incómoda.

Retirar tu mente de todos esos estímulos externos, adentrarte en las profundidades de tu propio silencio, te acerca al lugar más inmenso, pleno y dichoso que puedas imaginar, sólo tienes que conocer y aplicar las herramientas necesarias para ello y te aseguro que el Yoga dispone de muchas, muchísimas.  Esa es experiencia es realmente transformadora, te ayuda a vivir más plena y libremente tu día a día. HARI OM TAT SAT