Meditar por el placer de meditar

La mayoría de nosotros nos vemos afectados por numerosos conflictos, tanto internos como externos, que producen constantes altibajos en nuestro estado de ánimo.
La Vida nos pone frente a frente con la impermanencia de las cosas, incluso de nuestro cuerpo que enferma y envejece y de nuestra mente generalmente agitada y confusa. Todos experimentamos ese ir y venir pendular ente el placer y el dolor; la atracción y la repulsión (raga y dwesha), nuestras luces y nuestras sombras.
Así nos acostumbramos a vivir de manera que nuestro bienestar es sumamente frágil. Basamos la felicidad en cómo estamos en lugar de basarla en lo que somos, grave error, ya que ese estado cambia constantemente y esto nos genera sufrimiento.
La razón de esta situación es que estamos desconectados de nuestra Verdadera Naturaleza y nos identificamos tan sólo con una pequeña parte de nuestro ser (cuerpo, mente, ideas, pensamientos, emociones, sentimientos, recuerdos y un largo etc.). Si consiguiéramos reconocer y sentir nuestra Esencia, la percepción y la manera de afrontar la Vida serían completamente diferentes: de una forma más plena, ecuánime, confiada, con alegría, sin miedo. Como las gotas de agua que caen sobre la flor de loto pero no la mojan.Loto blanco con hoja
Al tomar consciencia de nuestra dimensión profunda, permanente, invulnerable, inafectada por los cambios que se producen a nuestro alrededor, recuperamos la conexión con la fuente de dicha, plenitud, creatividad, sabiduría…
Esto no quiere decir que no haya situaciones difíciles o complicadas en nuestra Vida pero, una vez establecidos en nuestro Ser, las comprenderemos y afrontaremos con una actitud completamente diferente, aprovechándolas para seguir creciendo y alimentando esa “luz interior”.
Sin lugar a duda la forma de “conectar con esa Esencia” es silenciando todo aquello con lo que habitualmente nos identificamos: el cuerpo, la mente, los sentidos… y la mejor forma de conseguirlo es a través de la Meditación.
Con la actitud y disposición adecuadas, sin prisa, sin expectativas, sabiendo que no hay que llegar a ninguna parte y, aunque resulte paradójico, sabiendo también que El buscador y Lo buscado son una misma cosa: Consciencia, Plenitud, Trascendencia… llámalo como quieras porque está más allá de las palabras y tan sólo se obtiene a través de la experiencia. HARI OM TAT SAT

2 pensamientos en “Meditar por el placer de meditar

  1. Gracias Pilar por este texto, esta muy bien explicado el arte de la meditación, sencillo y práctico, pero a la vez cargado se realismo y subrealismo, muy útil para principiantes y expertos, excelente y maravilloso.

    Gracias.

    • Gracias a ti Jose por los comentarios con los que habitualmente enriqueces nuestra página web. Ya sabes que la información y el entusiasmo que transmitís los alumnos son los que pueden servir a los que aún no practican para que se decidan a hacerlo. Un fuerte abrazo en tu corazón. HARI OM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *