Archivo de etiquetas| especias

CUSCÚS CON VERDURAS

Ingredientes:

2 cebollas pequeñas, en rodajas finas

3 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de cúrcuma

½ cucharadita de guindilla en polvo

2 cucharaditas de jengibre fresco rallado

1 ramita de canela y un poco de canela en polvo (si eres fanático de esta especia)

2 zanahorias medianas, en rodajascuscus con verduras

1 ½ tazas de caldo vegetal

300 gr. de calabaza, en daditos

250 gr. de coliflor, en ramilletes

2 calabacines medianos, troceados

1 bote de garbanzos, escurridos

2 cucharadas de cilantro fresco picado

250 gr de cuscús instantáneo

250 ml de agua hirviendo

30 gr de mantequilla

Sal

Preparación:

Por en aceite en una cazuela y fríe la cebolla a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que esté tierna, ve incorporando las verduras y deja que se rehoguen bien. Añade la cúrcuma, la guindilla en polvo y el jengibre, rehogándolo durante un minuto más sin dejar de remover.

Incorpora la canela y el caldo. Remuévelo todo, tápalo y deja que hierva, baja el fuego y déjalo cocer hasta que las hortalizas estén tiernas. Añade los garbanzos, la sal y el cilantro, cuécelo sin tapar durante unos 5-10 minutos.

Pon el cuscús en un bol, le añades el agua (ligeramente salada) hirviendo y lo dejas reposar 2 o 3 minutos, añades la mantequilla y lo remueves con un tenedor para que se suelte bien.

Sirve las verduras junto con el cuscús. Incluso está aún mejor si preparas las verduras de un día para otro y las dejas reposar.

Puedes utilizar las verduras que más te gusten y variar la receta y el toque de las especias se lo das a tu gusto, más o menos intenso. Y si quieres que sea más nutritivo puedes añadir frutos secos al cuscús.

Bizcocho especiado

INGREDIENTESBizcocho

  • 1 yogur natural, puede ser griego o bífidus
  • 2 medidas de yogur de azúcar, puede ser moreno
  • 1 medida de yogur de aceite
  • 3 medidas de yogur de harina, puede ser integral
  • 3 huevos
  • 2 cucharaditas de café de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de café de canela
  • 3 clavos de olor (molidos)
  • 1/2 cucharadita de café de jengibre rallado fresco o en polvo 110 g de mantequilla
  • Una pizca de sal
  • Un poquito de aceite para engrasar el molde.

 PREPARACIÓN

Comienza batiendo los huevos con el azúcar hasta que se disuelva bien y quede una mezcla espumosa.

  1. Añade el yogur y el aceite y vuelve a batir hasta que esté todo bien mezclado.
  2. Incorpora la harina, las especias, la levadura y la sal y bátelo bien hasta que obtengas una mezcla homogénea de una textura cremosa.
  3. Engrasa el molde y vierte en él la masa.
    1. Introdúcelo en el horno, que habrás precalentado a unos 160-170 grados. Para que suba bien el bizcocho es mejor poner la rejilla (sobre la que está el molde) en una de las alturas más bajas del horno (si tiene 4, lo sitúas en la 1ª o la 2ª), eso también dependerá del horno del que dispongas.
    2. Lo horneas durante unos 30 minutos y cuando apagues el horno lo dejas reposar dentro durante unos 5 o 10 minutos. Para comprobar si está hecho, lo pinchas con un palillo y debe salir limpio.

Variaciones:

Si quieres hacerlo de naranja, sustituyes las especias por una naranja entera (sí, sí, con cáscara y todo) que deberás triturar y mezclar con el azúcar y los huevos (que en este caso pueden ser 2 en lugar de 3), seguramente para que la mezcla final no esté tan líquida deberás añadir algo más de harina.

Puedes sustituir las especias por ralladura de limón o también por trocitos de manzana (añadiéndole 2 o 3 manzanas peladas) o por cacao en polvo. No te cortes y dale rienda suelta a tu creatividad.

En cualquier variedad es perfecto para acompañar al té yóguico. ¡Que disfrutes!

 

Té yóguico

especias chai

 

Tras la insistencia de muchos de los que ya lo habéis probado, os facilito la receta de ese exquisito y aromático té. Pero tened en cuenta que, al no haber una mezcla preparada previamente, el matiz de las especias se lo vais a dar cada uno de vosotros dependiendo de vuestro gusto personal, así que las cantidades que indico son aproximadas.

Además de sentir una eclosión de sabores en tu boca, su combinación de especias hace que sea muy tonificante y vivificador para el cuerpo y la mente.

Ingredientes:

–          1 litro de agua

–          7 semillas de cardamomo

–          6 o 7 clavos

–          5 o 6 granos de pimienta o un poquito de pimienta molida (si la mueles en el instante es más aromática)

–          1 ramita de canela

–          Un poco de vainilla, puede ser en polvo o en esencia.

–          Un trocito de jengibre fresco o una pizca de jengibre seco molido.

–          Un poco de canela en polvo.

–          Una cucharadita de té negro (opcional).

–          Leche o leche de soja (opcional).

Preparación:

Pon el agua a hervir  y le vas añadiendo los ingredientes más duros: la rama de canela, el cardamomo (mejor si abres las vainas para que las semillas suelten todo el sabor), los clavos y la pimienta.

Cuando comience a hervir lo dejas a fuego mínimo durante unos 5 minutos y luego añades la vainilla, el jengibre y la canela en polvo y lo dejas unos 2 o 3 minutos más.

A continuación apagas el fuego y cuando deje de hervir añades el té y lo dejas reposar unos 4 o 5 minutos antes de colarlo. Una vez filtrado le puedes añadir la leche y endulzarlo  o tomarlo tal cual.

El té yóguico te dará más energía y vigor, prueba a hacer esta deliciosa y tradicional receta. ¡Que lo disfrutes!