Archivo de etiquetas| tantra

RASA SADHANA

NAVARASA son las “nueve esencias de la emoción”, aunque rasa también se traduce como: “gusto”, “sabor”, “jugo”, “esencia” y finalmente “dicha”. Las rasas son las esencias de una emoción, que se puede manifestar de muchas formas, y que combinadas dan lugar a nuevas emociones. Por ejemplo, la emoción “celos”, es una combinación de varias rasas, o emociones esenciales, que son miedo, amor, y enfado.

¿Por qué es interesante analizarlas?

Las nueve rasas afectan a la mente y al cuerpo. Se somatizan. Por ello es importante estudiarlas y trabajarlas. Para ser más felices, debemos aprender a obtener más control de las emociones o rasas. Las emociones son siempre respuestas a estímulos externos. Si las controlamos, estamos avanzando hacia nuestra felicidad. No necesitas estar inclinado espiritualmente para trabajar con las rasas, ya que es algo muy práctico y útil para todos.

Las rasas se enuncian por primera vez en el Natyasastra, un tratado antiguo sobre artes dramáticas, teatro, danza y música hinduista, escrito durante el periodo del 200 A.C y el 200 D.C. Según este texto cada rasa tiene un significado y una deidad asociada:

Nombre                        Significados                                                  Deidad

Shringara           Amor, adoración  belleza, devoción                             Vishnu

Hasya                  Felicidad, alegría, risa, comedia                                  Ganesha

Adbhuta              Asombro, sorpresa                                                          Brahma

Veera                   Coraje, heroicidad, orgullo                                             Indra

Shanta                 Paz, relax, calma

Raudra                Enfado, furia, ira, irritación, estrés                             Rudra

Karuna                Tristeza, compasión, tragedia, pena                            Yama

Bhayanaka         Terror, miedo, ansiedad, preocupación                       Kali

Vibhtasa              Disgusto, insatisfacción, aversión                                Shiva

– Cuatro corresponden a  emociones agradables: Amor, Alegría, Sorpresa, Coraje.

– Cuatro corresponden a emociones desagradables: Enfado, Tristeza, Miedo, Aversión.

Una de ellas apenas tiene emoción, shanta, la paz o la calma.

Vamos a referirnos brevemente a cada una de ellas:

Pompa corazónSHRINGARA: Amor, belleza. Se refiere al amor romántico pero también al amor en general. Todo el mundo tiene la capacidad de vivir en el amor y la belleza, sin embargo no parece que sea así. Eso se debe a la influencia de rasas “enemigas” como la pena, el enfado o el miedo. ¿Cómo podemos vivir más desde el amor o la belleza? Lo primero que hay que hacer es darse cuenta de toda la belleza que hay alrededor. Estar atentos al presente. Sólo hay que fijarse (una bandada de pájaros sobrevolando el cielo, la luz del sol incidiendo sobre la hoja de un árbol, etc.). Continuamente estás rodeado de belleza y no te das cuenta.

HASYA RASA: Alegría.  Con el humor como su más común expresión. Pero se trata de un humor puro, en cuanto el intelecto interviene se transforma en sarcasmo o sátira. El humor es una herramienta muy potente contra la tristeza. Hasya pura es la verdadera felicidad, una alegría que surge de dentro sin razón aparente. Es una expresión de la dicha divina.

ADBHUTA: Asombro, curiosidad.  Cuando somos conscientes de que hay cosas del universo, de la vida que la ciencia no puede explicar, eso hace la vida más bella y excitante, llena de misterios por explorar. La clave para no perder el asombro en nuestras vidas es mantener la mente abierta hacia la expresión de la vida en cada instante. No dar las cosas por hecho. Cada amanecer, cada nueva estación son espectáculos maravillosos que se manifiestan ante nosotros.

VEERA: Coraje.  Confianza en uno mismo, orgullo, determinación. Es la rasa del “no miedo”, la seguridad en uno mismo, heroísmo, control de la mente y el cuerpo. En la India antigua las personas veera eran guerreros y reyes que lucharon de acuerdo a las reglas del dharma. El coraje ayuda a todo el mundo cuando tenemos que enfrentarnos a los grandes retos de la vida. Hay una línea delgada entre coraje, orgullo y arrogancia. Para el coraje verdadero el ego debe estar bajo control, al servicio del Ser,  y a la vez en el control de la situación.

RAUDRA: Ira, enfado, irritación.  La rabia surge cuando no se cumplen nuestras expectativas y el ego se siente herido, abandonado. La repetición de pensamientos de enfado trabaja como un mantra, que con el tiempo toma el control de mente y cuerpo, somatizándose y haciéndonos enfermar. ¿Cómo podemos gestionar la ira para que no nos haga daño? Lo primero que tenemos que saber es que las emociones no hay que reprimirlas, por lo que la ira hay que dejar que se exprese para luego dejarla ir, sin apegarte a ella ni a lo que la causó. Piensa que la ira sólo agranda cualquier problema. Enfadarse significa perder la paz interior y la felicidad. La ira desaparece cuando la expectación desaparece. Hay una expresión inglesa que dice “Accept, do not expect”  (Acepta, no esperes). Por tanto, no pongas tantas expectativas en la vida ni en los demás, acepta y agradece lo que la vida te traiga.

KARUNA: Tristeza.  La pena y la tristeza nacen de la ignorancia, de los apegos. En todos los textos del yoga se dice que la dicha es nuestra verdadera naturaleza, la pena no lo es. Para dominar la tristeza, debemos transformarla en compasión genuina por nosotros y por los demás. La tristeza llega y también se va. La soledad suele ser una de las causas de tristeza. También puede venir con la edad al ver  desvanecerse la salud, la juventud, la fuerza. Si uno acepta aquello que se va y encuentra significado en lo que aún permanece, entonces no hay tristeza.

BHAYANAKA: Miedo, preocupación, ansiedad. El miedo está causado por la ignorancia. A un nivel espiritual, nada nos puede pasar. Las preocupaciones y los miedos son a menudo un juego de la siempre exagerada mente, y el ego sufre porque se identifica con ellas. Hay una frase del escritor Mark Twain que ilustra a la perfección el funcionamiento de la mente: “Mi vida ha estado llena de cosas terribles, la mayoría de las cuales nunca sucedieron”.

VIBHATSA  Repulsión, insatisfacción, asco, repugnancia. Es un sentimiento de insatisfacción con uno mismo y con los demás que puede derivar en depresión. Manifestaciones de esta rasa son las acciones vulgares, las malas intenciones hacia los demás. Para controlar esta rasa, la principal tarea es parar la identificación negativa, ser disciplinado e ignorar los sentimientos de repulsión.

SHANTA  Paz, calma.  Aunque todos podemos experimentar paz o relajación, la verdadera paz existe sólo en el samadhi. Un estado de supraconsciencia que es el estadio final de cualquier yoga. Para experimentar paz, cuerpo, mente, ego e intelecto deben permanecer en calma. Para conseguirlo contamos con una maravillosa herramienta que es la  MEDITACION. A esto se le suma el seguir el propio dharma, el código de conducta que nos sitúa en nuestro lugar en la sociedad y nos conduce a la liberación.

Colores fluidosAhora que hemos hecho un rápido repaso de las distintas rasas, veamos de qué manera podemos trabajar con ellas para ser más felices.

Existe una antigua tradición tántrica, llamada Rasa Sadhana, que se puede traducir como un tipo de “ayuno emocional”.  Esta práctica consiste en que por un día o una semana, nos proponemos no dejarnos afectar por una de las rasas menos deseables o nos concentramos de lleno en una de las agradables.

Cuando hacemos sadhana sobre la ira por ejemplo, cuando sintamos la menor irritación, sólo el recuerdo de nuestro propósito de no ceder ante la ira, creará un espacio, una distancia entre nosotros y el sentimiento de enfado. Eso suele ser suficiente para disminuir o disolver la ira. A través de la práctica regular, descubrimos que podemos dominar las rasas.

Rasha sadhana es una gran ayuda para reprogramar la actitud de inteligencia emocional. Equilibra y restablece tus respuestas emocionales. Hay que empezar poco a poco y ser paciente.

El yoga es otra de las herramientas que nos ayuda a bajar la intensidad de las emociones y a dirigirlas hacia un estado más sátvico, de calma. Otra de las recetas que se da en los textos antiguos, como el Yoga Sutra de Patanjali, es que para trabajar una emoción, hay que desarrollar la emoción opuesta. Si sientes odio, cultiva el amor, si sientes pena, cultiva pensamientos de alegría, etc.

Una vía del yoga muy relacionada con el mundo emocional es el Bhakti Yoga, te ayuda abrir tu corazón.

La mente es inestable y difícil de centrar, pero se puede dirigir por la práctica constante. La meditación nos va a ayudar a observar mejor la mente, y a calmarla para no dejarnos llevar por los impulsos más primarios.  La práctica del yoga, el estilo de vida yóguico y la meditación son herramientas prácticas muy útiles que nos ayudarán también con este trabajo.

Para terminar, una definición de la Bhagavad Gita (II.48):

“Dedícate a realizar tu deber, abandona el apego, no tengas ambición por los resultados de tus acciones y permanece en equilibrio ante el éxito o el fracaso. A esta ecuanimidad, se llama YOGA”

Swami Satyananda Saraswati

Aunque en el Centro de Yoga Shakti no estamos adscritos a ningún linaje, si que nuestra enseñanza está influenciada por las enseñanzas de Swami Satyananda Saraswati, discípulo de Swami Sivanda. Para que conozcas un poco más acerca de él y de su contribución a la difusión del yoga, con especial cariño, le dedicamos esta entrega de nuestro blog.

Swami Satyananda Saraswati nació el 24 de diciembre de 1923 en Almora (Uttaranchal), en las estribaciones del Himalaya, en una familia de agricultores, de antepasados guerreros.

Sin embargo, pronto se hizo evidente que tenía otras inclinaciones, pues comenzó a tener experiencias espirituales a la edad de seis años, sus padres consultaron a muchos santos y sadhus, quienes lo bendijeron y le aseguraron a sus padres que tenía una consciencia muy elevada. Sus experiencias continuaron y le llevaron a conocer a diferentes maestros, como Anandamayi Ma o la maestra tántrica,  Sukhman Giri  (linaje del Juna Akhara, Sadhus Naga), quien le dio shaktipat (iniciación avanzada) y le ordenó que encontrara un gurú con el fin de estabilizar sus experiencias espirituales.

swami-satyananda-jovenEn 1943 a la edad de 20 años y con el permiso paterno, Swami Satyananda renunció a su hogar y salió en busca de su gurú. Visitó a numerosos sabios y maestros, pero fue al llegar al ashram de  Swami Sivananda, en Rishikesh, cuando supo que había encontrado lo que buscaba. El 12 de septiembre de 1947, Swami Sivananda le inició en la orden de Dasnami Sannyasa, otorgándole en nombre espiritual de Swami Satyananda Saraswati, Swami Sivananda lo describió como un “genio versátil” que “hizo el trabajo de cuatro personas. sirviendo en diferentes departamentos del ashram durante más de 12 años. Él hizo el trabajo físico, editó el periódico del ashram en hindi, escribió varios artículos y poemas compuestos en tanto hindi y sánscrito.

En 1956, después de recibir la instrucción de su gurú para difundir el yoga de puerta en puerta y de costa a costa, Swami Satyananda vagó por toda la India como un mendigo parivrajaka (el que va de un lugar a otro buscando la verdad) viajando a través de Afganistán, Nepal , Birmania y Ceilán durante los siguientes 7 años, ampliando sus conocimientos de prácticas espirituales. Finalmente encontró su camino a Munger, en la provincia de Bihar. Después de establecerse allí, en 1963 fundó el International Yoga Fellowship Mision, con el fin de crear una fraternidad global de yoga y la Bihar School of Yoga un año después.

En poco tiempo sus enseñanzas empezaron a difundirse por todo el mundo. De 1963 a 1983, dio a conocer el yoga a gente de todas las castas, credos, religiones y nacionalidades. Guió a millones de aspirantes de todos los continentes y estableció centros y ashrams en varios países. Sus viajes le llevaron por casi todo el mundo,  ofreciendo satsang, difundió las enseñanzas del yoga, inició a aspirantes y ayudó al establecimiento de centros y ashrams. Conocedor de todas las religiones y escrituras, incorporó la sabiduría de todas ellas a sus enseñanzas, que no se limitaban al yoga, sino que abrazaban la sabiduría de milenios.

Swami Satyananda dio a conocer la ciencia del tantra, madre de la filosofía, las verdades sublimes del vedanta, los Upanishads y los puranas, sin por ello dejar de lado la sabiduría del budismo, el jainismo, el sijismo, el zoroastrismo, el islam, el cristianismo, la filosofía moderna y los conocimientos científicos acerca de la materia y la creación.

rikhiasmallTrabajó incansable y meticulosamente en la ciencia de yoga para conseguir que prácticas como japa, antar mouna, pawanmuktasana, kriya yoga y prana vidya fuesen accesibles al mundo entero para su desarrollo mental, físico, emocional y espiritual. Interpretó, explicó y dio a conocer antiguas enseñanzas del tantra y el yoga, revelando prácticas desconocidas.

Mediante la interpretación del sistema tántrico de nyasa, elaboró especialmente la práctica del yoga nidra, una de sus grandes aportaciones al corpus del yoga, para realizar el potencial de esta antigua técnica y darle una utilidad universal.

Su exposición de la ciencia yóguica fue moderna e inspiradora a la vez que penetrante y profunda, y su lenguaje y explicaciones eran sencillos y fáciles de entender. Durante este periodo escribió más 80 libros sobre yoga y tantra, que han sido traducidos a numerosos idiomas y se usan como libros de texto en escuelas del mundo entero.

Aspirantes espirituales de todas partes y religiones acudieron a él. Inició a miles a sannyasa (renuncia de todo lo que esclaviza la personalidad y la mente) y mantra

En 1983 la Bihar School of Yoga era ya una escuela de prestigio donde aprender yoga y ciencias espirituales. Gracias a su trabajo de difusión, el yoga salió de las cuevas de ermitaños y ascetas y entró en el mundo: hospitales, prisiones, colegios, universidades, ejércitos, corporaciones, el mundo del deporte o de la moda, en todas partes el yoga comenzó a ser una herramienta de referencia.

Swami Satyananda exhibió un celo y una energía tremenda para difundir la luz del yoga, y en el corto periodo de 20 años cumplió el mandato de su maestro. Una vez terminada esa labor, renunció a todo y designó a su sucesor,  Swami Niranjanananda, para que continuara su trabajo. En 1988 dejó su ashram de Munger para no volver nunca más.  Salió a peregrinar como un mendigo por todos los siddha teerthas (aguas sagradas) de la India, sin llevar nada más que el dhoti que vestía y sin ayuda de ninguna de las instituciones que había establecido.

En Trayambakeshwar, en el jyotirlinga (uno de los 12 templos iluminados de Shiva) de Mrityunjaya (aspecto de Shiva), su ishta devata (símbolo psíquico), renunció también a su vestimenta y vivió como una avadhoota (el que ha renunciado a todo). Durante este periodo se le reveló su sadhana y hogar futuro.

s-satyananda-panchagniSegún el mandato de su ishta devata fue a la tierra de cremación de Parvati (esposa de Shiva) en 1989 y se estableció allí, en Rikhia, en Deoghar, en el estado de Jharkhand para vivir en aislamiento  como Paramahamsa Sannyasin, y realizar prácticas espirituales védicas incluyendo panchagni, una austeridad realizado antes de las cinco hogueras al aire libre durante los meses más calurosos del año, tal como se describe en los Brahmanas y Satpatha Kathopanishad y Ashtottar-shat-laskh mantra purascharana (serie de 10.800.000 mantras). En este periodo ya no estuvo vinculado a ninguna institución, no daba diksha (iniciaciones), upadesha (enseñanzas), ni recibía dakshina (ofrendas). Vivió en reclusión y sólo en raras ocasiones salía para dar darshan a los devotos que iban a verle desde todas partes del mundo.

Durante la madrugada del 5 al 6 de diciembre de 2009, alcanzó en Mahasamadhi  en Rikhiapeeth.

Las enseñanzas de Swami Satyananda hacen hincapié en un “Yoga Integral”, con un fuerte énfasis en el Tantra, conocido como el “Yoga de Bihar” del sistema o “Yoga Satyananda”. Este sistema aborda las cualidades de la cabeza, el corazón y las manos. Intelecto, emoción y acción, jñana, bhakti y karma, intentando integrar las dimensiones físicas, psicológicas y espirituales del yoga en cada práctica Swami Satyananda trajo el lado tántrico del yoga tantra a la actualidad. En sus publicaciones aborda los conceptos del Tantra y considera que se perfila como aplicable a las necesidades de la sociedad actual.  Swami Satyananda fue codificando la sabiduría del yoga en las antiguas escrituras tántricas y lo hizo accesible al aspirante moderno.

OM GUM GURUBHYO NAMAHA

Tantra. Fisiología sutil (II): los chakras

La fisiología sutil del Tantra y debido a su influencia, también del Yoga, encontramos una analogía entre el macrocosmos (Universo) y el microcosmos (cada individuo). Según el Tantra, el Universo que conocemos nace de una misma consciencia o principio absoluto que se escinde en dos: Shiva-Shakti (consciencia y energía) para dar origen a la consciencia individual. Estos principios siguen estando latentes en el ser humano en un continuo intento por fusionarse de nuevo para realizar o retornar a la unidad de donde evolucionaron.localización chakras

Shakti, la energía o poder femenino: es un aspecto creativo, dinámico, adoptó la forma de Kundalini, energía latente, que se sitúa en la base de la columna vertebral esperando ser despertada. Shiva: consciencia suprema, permanece como una cualidad estática, sin forma, se ubica en el centro psico-energético situado en la zona superior de la cabeza. En ese proceso de manifestación de la Consciencia, está se va densificando a través de diferentes estados o planos hasta dar lugar al cuerpo físico.

CHAKRAS

El término sánscrito चक्र cakra literalmente significa rueda y cada uno de ellos está asociado a diferentes niveles de consciencia, desde los más densos y primarios hasta los más sutiles. Son una alegoría, como una hermosa “escalera al cielo” muy útil para incorporarla a tu sadhana (práctica espiritual).

Existen siete chakras principales, distribuidos verticalmente en el canal axial, sushumna. Son centros de fuerza vital (prana) que vibran a distintas frecuencias. No hay que confundirlos con los plexos nerviosos, aunque están relacionados con ellos. Los yoguis desde la antigüedad los han descrito de una manera espiritual o simbólica. Estas descripciones te pueden servir como referencia pero lo mejor es tener tu propia experiencia, por medio de las diferentes prácticas, para obtener tu propio conocimiento personal. Concentrarse en ellos durante las prácticas yóguicas estimula el flujo de prana a través de los chakras y ayuda a activarlos.

Cada chakra tiene un color particular, un mantra, una ubicación, un nivel de frecuencia y un rango de experiencias y nivel de consciencia. En el Tantra y en el Yoga se simbolizan como flores de loto, un símbolo muy significativo, representando las tres etapas en el camino espiritual: ignorancia, aspiración y esfuerzo, e iluminación. El barro echa raíces en el barro (ignorancia), su tallo crece a través del agua en un esfuerzo hacia la superficie (esfuerzo y aspiración) y, finalmente, alcanza el aire y la luz directa del sol (iluminación). Así, el loto simboliza el crecimiento del hombre desde los estados más bajos de consciencia hasta los más elevados.

Los pétalos de loto, con una inscripción de los bija mantra o sonidos seminales del alfabeto sánscrito, representan las diferentes manifestaciones de la energía psíquica conectada con los chakras y con los nadis o canales psíquicos que llegan y salen de ellos. Dentro de cada loto hay un yantra conformado por el símbolo geométrico del elemento y del bija mantra asociados a cada uno.

Los siete chakras principales.

  1. muladhara-chakraमूलाधार Mūlādhāra chakra: mula significa raíz y adhara significa lugar, por lo tanto se le conoce como el chakra raíz. Está situado en el perineo, la zona comprendida entre los genitales y el ano. Se simboliza con un loto de cuatro pétalos de color rojo profundo; un cuadrado amarillo en el centro, yantra de prithivi tattwa o elemento tierra; y el bija mantra lam. En el centro del cuadrado hay un triángulo rojo invertido, símbolo de shakti o energía creativa. Dentro del tiángulo hay un swayambhu lingam color humo que simboliza el cuerpo astral. Hay una serpiente que representa la kundalini latente, enroscada tres vueltas y media alrededor del lingam. El propósito del yoga es despertar esa fuerza dormida a través de la purificación personal y la concentración de la mente, y conducirla hacia arriba para su unión con la consciencia pura. Con respecto a la personalidad tiene que ver en general con la propia seguridad personal, con la consecución y conservación del dinero y de los bienes materiales, también con el aspecto sexual y la procreación.
  1. swadhisthana_chakraस्वाधिष्ठान Svādhiṣṭhāna chakra: swa significa yo y sthan significa lugar de residencia, su significado literal es “la morada de uno mismo”. Se simboliza con un loto color carmesí de seis pétalos con una luna creciente blanca en el centro, yantra de apas tattwa o elemento agua; y el bija mantra vam. Sobre ella un mar en calma bajo un cielo estrellado. Tiene que ver con la alegría, el humor, el gozo de la sexualidad y la búsqueda del placer en general. A nivel más profundo es la sede del inconsciente individual y colectivo. Es el centro de los instintos humanos más primitivos y arraigados. Cuando se purifica se trasciende la naturaleza animal.
  1. manipura-chakraमणिपूर Maṇipūra chakra: mani significa gema y pura significa ciudad, por lo tanto significa “ciudad de las joyas”. Está situado en la zona lumbar de la columna (a la altura del ombligo). Se llama así porque, como es el centro del fuego, es reluciente como una joya y radiante de vitalidad y energía. Se representa con un loto de diez pétalos de color amarillo brillante. Dentro del loto hay un triángulo invertido de color rojo intenso, yantra de agni tattwa o elemento fuego; y el bija mantra. Es el centro de la autoestima, el dinamismo y el dominio. Está asociado a la ambición, la voluntad y la capacidad de gobernar.
  1. anahata-chakraअनाहत Anāhata chakra: anahata significa literalmente “que no ha sido tocado”. El sonido primordial, que proviene de más allá del mundo material, es la fuente de todos los sonidos y se conoce con el nombre de anahadnada o sonido psíquico. El centro del corazón es donde se manifiesta ese sonido. Está situado en la zona dorsal, entre los omóplatos. Se simboliza con un loto azul de doce pétalos con un hexágono formado por dos triángulos entrelazados en el centro, yantra de vayu tattwa o elemento aire. El bija mantra es yam. Es el centro del amor incondicional, donde se manifiestan las emociones y los sentimientos y donde se desarrolla la compasión, la fraternidad y la tolerancia universal, amando y aceptando a todos los seres por lo que son.
  1. vishuddhi-chakraविशुद्ध Viśuddhi chakra: la palabra shuddhi significa “purificación” y el prefijo vi enfatiza esta cualidad. Se simboliza con un loto color violeta con dieciséis pétalos, en el centro del loto hay un círculo blanco, yantra de akasha tattwa o elemento éter y gota de néctar para absorber y transformar las experiencias negativas es un estado de felicidad. El bija mantra es ham. En él se desarrollan la comprensión correcta y el discernimiento. Tiene que ver con la comunicación y las relaciones interpersonales. Se aceptan las dualidades de la vida, fluyendo con ella, dejando que las cosas pasen como tienen que pasar, sin diferenciar entre lo bueno y lo malo.
  1. agya-chakraआज्ञा Ajna chakra: la palabra ajna significa “orden”, es como el centro de mando de los otros chakras inferiores. Está situado en el centro del cerebro, a la altura del entrecejo. Se representa como un loto plateado con dos pétalos que representan la fuerza vital (nadi píngala) y la fuerza mental (nadi ida) que convergen en ese centro junto con el nadi sushuma, el canal de la fuerza espiritual; en el centro un triángulo rojo invertido (Shakti-energía/fuerza/poder) y dentro de él un lingam (Shiva-consciencia) bien definido y de color negro intenso. El bija mantra sagrado es Om. Su elemento es manas, la mente. En él se desarrollan la sabiduría y la intuición y se potencian. Cuando se estimula, la mente se vuelve estable y fuerte y se adquiere pleno control sobre el prana o fuerza vital.
  1. sahasrara-chakraसहस्रार Sahasrāra chakra: la palabra sahasrara significa mil. Está situado en la cima de la cabeza. No es realmente un chakra, sino la morada de la consciencia superior. Se representa con un loto brillante de mil pétalos que contiene los 52 bija mantras del alfabeto sánscrito repetidos 20 veces. En el centro del loto hay un brillante jyotirlingam o lingam de luz, símbolo de la consciencia pura. En él tiene lugar la unión mística de Shiva y Shakti, la fusión de la consciencia con la materia y la energía, del alma individual con el alma superior, dando lugar a un estado de embriagante bienaventuranza. Quien lo logra adquiere el conocimiento supremo y trasciende el nacimiento y la muerte.

Este interesante entrada sobre los chakras está basada en la enseñanza del linaje de Swami Satyananda Paramahansa, ante la cual expreso mi más humilde agradecimiento.

La información de cada uno de los chakras es muy extensa, si visitas a menudo este blog y tienes interés me lo haces saber para preparar una entrada más detallada de cada uno. Un abrazo en tu corazón. HARI OM TAT SAT

Tantra. Fisiología sutil (I): el prana y los nadis.

La fisiología sutil del Yoga proviene del Tantra. Lo que los hindúes llaman prāṇa प्राण significa literalmente “vida” o “fuerza vital”. Según esta visión tántrica, la fuerza vital universal se condensa en el cuerpo sutil individual y fluye a través de unos canales que en sánscrito se llaman nāḍī नाडी

Los textos tradicionales hacen referencia a 72.000 nadis en total. Todos ellos se origina en el “bulbo”, en sánscrito llamado kanda, localizado según algunas corrientes en la zona genial o del perineo, aunque algunos textos lo sitúan en la zona del ombligo. Dentro de esos innumerables nadis 14 son importantes:

1. Sushumna
2. Ida
3. Pingala
4. Gandhari
5. Hastajihva
6. Kuhu
7. Saraswati
8. Pusha
9. Sankhini
10. Payasvini
11. Varuni
12. Alambusha
13. Vishvodhara
14. Yasasvini

De todos ellos, en toda la tradición yóguica, se establecen tres corrientes principales: suṣumṇā सुषुम्णा  iḍā इडा  y piṅgala पिङ्गल    *

Sushumna nadi, literalmente “la más propicia”, es el principal y viene a ser la contraparte sutil de la columna vertebral, a esta corriente axial también se la conoce como brahma nadi. Solamente este nadi se extiende desde la base de la columna vertebral hasta la coronilla.pranaCal-09

Según la mayoría de los textos tántricos, a la izquierda del canal axial se encuentra ida nadi que literalmente significa “pálido” y cuyo símbolo es la luna y a la derecha se encuentra pingala nadi que literalmente significa rojizo y cuyo símbolo es el sol. Estos nadis se enroscan alrededor de sushumna formando una escalera helicoidal. confluyen encontrándose en cada uno de los seis chakras (centros psico-energéticos) y finalizan en el centro que esta situado en el interior de la cabeza.

Mediante las diferentes técnicas del yoga se pretende canalizar el flujo bioenergético hacia el nadi sushumna, ya que mientras la fuerza vital oscila entre ida y pingala la consciencia permanece exteriorizada. Dirigiendo el prana hacia el nadi sushumna el yogui estimula la fuerza/energía latente llamada kuṇḍalinī कुण्डलिनी para que ascienda por ese canal hasta la cima de la cabeza, llegando así a un estado de éxtasis beatífico conocido como samadhi.

El conocimiento de los nadis sushumna, ida y pingala es básico en el hatha yoga. A nivel físico se relacionan con el Sistema Nervioso Autónomo: el nadi ida o nadi lunar se relaciona con el sistema nervioso parasimpático y el nadi pingala o nadi solar se relaciona con el sistema nervioso simpático.

Existe una interdependencia entre la actividad de los nadis y la respiración nasal. Debido a su conexión con los conductos nasales, ida y pingala regulan toda la actividad cuerpo-mente. Los conductos nasales tienen un funcionamiento cíclico, de forma que, normalmente, predomina la respiración de uno de ellos. En las personas que están equilibradas, la respiración va cambiando a lo largo del día de un conducto a otro, en periodos que oscilan entre una y dos horas. Esta alternancia crea armonía en todos los sistemas.

Los nadis y los conductos nasales también están conectados con los hemisferios cerebrales: el conducto nasal izquierdo (ida) esta ligado al hemisferio cerebral derecho que es el responsable de la orientación en el espacio, la percepción psíquica, la intuición, la creatividad, la sensibilidad artística, etc. El conducto nasal derecho (pingala) está ligado al hemisterio cerebral izquierdo que se encarga del análisis lógico-matemático: la mente racional. Cada nadi proporciona energía al hemisferio asociado, por esta causa la actividad cerebral se ve condicionada por el flujo de los nadis y la respiración nasal. El Swara Yoga se dedica al estudio en profundidad de los nadis, su funcionamiento, alternancia, predominio de uno u otro, y a como diferentes aspectos: alimentación, descanso, estado ánimo, respiración, fases lunares, etc. influyen positiva o negativamente en esa alternancia o predominio.

 

*Hemos hecho referencia una vez a los nombres en sánscrito de manera que figuren en grafías devanágari y en su transliteración con signos diacríticos, por una cuestión práctica luego hemos continuado con la trasliteración habitual que se adapta mejor a las grafías latinas.

Un poco de literatura yóguica

La filosofía del Yoga comprende una serie de códigos de conducta universales (Yamas y Niyamas) entre los que se incluye Swadhyaya, que se puede interpretar como el estudio y conocimiento de uno mismo y también como el estudio consciencial y en profundidad de los textos tradicionales. Así que os damos una pequeña orientación para todos los que tenéis inquietudes a este respecto, con la bendición auspiciosa de Saraswati, la diosa hindú del conocimiento, la música, las artes y las ciencias. 

Sobre Hatha Yoga:

–       “Aprendo Yoga” de André Van Lysebeth.  – Ed. Urano    ISBN: 9788479537104

–       “Perfecciono mi Yoga” de André Van Lysebeth.  – Ed. Urano   ISBN: 9788479537111

–       “Pranayama. A la serenidad por el Yoga” de André Van Lysebeth. –  Ed. Urano                 ISBN: 9788486344108 (descatalogado)

–       “Claves del Yoga” de Swami Digambarananda Saraswati – Ed. La Liebre de Marzo               ISBN: 9788487403279

–        “Yoga para dummies” de Georg Feuesrtein. – Ed. CEAC  ISBN: 9788432920950

–         “Yoga. Teoría, práctica y metodología aplicada” de Manuel Morata. – Ed. Manuel Morata                       ISBN: 8492222319

 

Tratados clásicos medievales sobre el Hatha Yoga:

–       Hatha Yoga Pradipika. Escrito por Swami Swatmarama. Se puede descargar en internet.

–       Gheranda Samhita.  Diálogo entre el sabio Gheranda a su discípulo Chanda Kapalse. Se puede descargar en internet.

–       Shiva Samhita”. Diálogo entre Shiva y su consorte Parvati, el autor se desconoce. Se puede descargar en internet.

 

Para un védico el conjunto de escrituras que son fuente de autoridad se llama Prasthanatraya y son: Bhagavad Gita, Brahma Sutra y los 12 principales Upanishads: Isha, Kena, Katha, Prasna, Mundaka, Mandukya, Taittiriya, Aitareya, Candogya, Brihadaranyaka, Svetasvatara Kaushitaki y Maitrayaniya.

En lo referente al Yoga, además de todo lo visto, habría que completar la clasificación anterior, haciendo énfasis en los 24 Upanishads específicamente yóguicos, llamados Yoga Upanishads, de los cuales los más importantes son: Dhyanabindu, Darshana, Trisikhibrahmana, Kshurika, Advayataraka, Yogakundalini, Yogachudamani, Yogatattva, Yogashika, Sandilya y Hamsa. 

Saraswati

Saraswati

Del Bhagavad Gita es recomendable elegir un texto que venga comentado por alguien con conocimiento sobre el tema, por ejemplo.

–       Bhagavad Gita. Con los comentarios advaita de Sankara. Edición de Consuelo Martín. Editorial Trotta.

–       Bhagavad Gita. Edición bilingüe con comentarios finales de Roberto Pla. Editorial Etnos Indica.

–       El Canto del Señor. Bhagavad-Gita. Traducción y edición de Fernando Tola. Editorial Biblioteca Nueva. Colección Taxila.

 

Respecto a los Upanishad también conviene elegir ediciones comentadas:

–       Upanishad. Con los comentarios advaita de Sankara. Edición de Consuelo Martín. – Ed. Trotta.

–       Upanishads. Ediciones Siruela. Colección el Árbol del Paraíso.

–       La ciencia del Brahman. Once Upanisad antiguas. Traducción, introducción y notas de Ana Agud y Francisco Rubio. – Ed. Trotta. Colección: Pliegos de Oriente.

 

Para profundizar en la filosofía del Yoga:

–       El Yoga de Patañjali: Los Yoga Sutras, con el comentario Yoga Bhasya de Vyasa. De José Antonio Offroy Arranz. – Editorial E.L.A. ISBN: 9788499500867

–       Técnicas del Yoga. De Mircea Eliade. – Ed. Kairos. ISBN: 9788472454767

–       Yoga, Inmortalidad y Libertad. De Mircea Eliade. – Ed. Fondo de Cultura Económica de España, S.L.  ISBN: 9789681635299

–       El Hinduismo. De Gavin Flood. – Ed. Akal. ISBN: 9788446028390

–       Libros de Swami Sivananda. Acerca del Yoga, el Bhagavad Gita, Upanishads, salud, ética, espiritualidad, relatos, poemas, etc. Muchos de ellos se pueden descargar en internet.

 

Sobre Tantra:

–       Kundalini Tantra. De Swami Satyananda Saraswati. – Ed. Yoga Publications Trust. ISBN: 9589763723

–       Meditaciones de los Tantras. De Swami Satyananda Saraswati. – Ed. Yoga Publications Trust. ISBN: 9789589763759

–       TANTRA el culto de lo femenino. de André Van Lysebeth.  – Ed. Urano    ISBN: 8486344778

–       El cuerpo tántrico. De Gavin Flood. – Ed. Paidos Ibérica. ISBN: 9788449321450

 

Sobre la cultura de la India:

–       Cosas que aprendí de Oriente. De Francisco López-Seivane. – Ed. Oberon. ISBN: 9788496511408

–       La India por dentro: Una guía cultural para el viajero.  De Álvaro Enterria.- Ed. Jose J. de Olañeta. ISBN: 9788497164900

–       Mientras los dioses juegan. De Alain Danielou. – Ed. Atlanta. ISBN: 9788493846688

–       Dioses y Mitos de la India. De Alain Danielou. – Ed. Atlanta. ISBN: 9788493651053

 

**Acaban de publicar la traducción al castellano del gran libro sobre Yoga de Georg Feuerstein: “La Tradición del Yoga”: Una exposición exhaustiva del multifacético fenómeno de la espiritualidad india, que permite captar la asombrosa complejidad del yoga y su relación con la cultura de la India. El autor cubre los aspectos históricos, filosóficos, literarios, psicológicos y prácticos de los numerosos caminos del yoga. La obra se complementa con traducciones de fuentes originales en sánscrito, una cronología, un glosario y una biografía especialmente preparada para la edición en castellano.
La tradición del yoga resultará un valioso material de referencia tanto para profesores como para estudiantes y practicantes de esta disciplina. Asimismo, no solo supone una importante aportación al desarrollo de los estudios indológicos en el mundo de habla hispana, sino que resultará de gran utilidad como material de consulta para los especialistas en historia de la religión, teología, filosofía y el estudio psicológico de la conciencia. Finalmente, por su carácter introductorio y por la fluidez de su discurso está destinado asimismo al público general. Ed. Heder – ISBN: 9788425427435

 

Técnicas del Yoga

Aunque el Yoga es uno, dentro de él existen distintas sendas que, llevando al mismo objetivo, siguen caminos diferentes ajustándose mejor a los principales tipos de temperamento del ser humano.

Un aspecto del que los Indios se dieron cuenta en la antigüedad es que todas las funciones del psiquismo: desde la más básica que es la sensopercepción, que la tenemos en común con los gusanos; hasta la más elevada como sería imaginación, la creatividad, la elaboración del pensamiento, el amor, se pueden agrupar en tres categorías, tal y como se estudian en la psicología actual, lo que pasa es que los indios ya lo enseñaron muchos siglos antes de nuestra era. Estás tres categorías son: el mundo del pensamiento, del intelecto, lo que en psicología se llama lo cognitivo; el mundo de las emociones, de los afectos, de los sentimientos, que en psicología es lo emocional, lo afectivo; y la capacidad de acción que tenemos que es la voluntad. Descubrieron que en el Yoga, como vía soteriológica, dependiendo de que elemento de los tres predomina en ti (todos tenemos los tres, pero siempre predomina uno), existe un tipo de Yoga: el Jñana Yoga o yoga del conocimiento, para la parte cognitiva; el Bhakti Yoga o yoga de la devoción y del amor,  para la parte emocional; y el Karma Yoga o yoga de la acción desinteresada, para la parte volitiva. Aparte dos tipos de yoga para la parte psico-fisica, el Hatha Yoga (que procede del Tantra) y para los que son más mentales y con facilidad para la concentración, el Raja Yoga.

Dentro de las técnicas más difundidas dentro del Yoga encontramos:

–       Yama, código de conducta social: no violencia, verdad, honestidad, etc.

–       Niyama, código de conducta personal: pureza, contento interior, austeridad, etc.

–       Asana o postura: son un conjunto de prácticas que permiten múltiples combinaciones con el objetivo de sensibilizar todo el esquema corporal, armonizándolo, posibilitando una expansión de conciencia y el incremento de la misma. No es un trabajo exclusivamente físico, es un ejercitamiento psico-físico, utilizando el cuerpo para que la mente se estabilice.

–       Pranayama, control de la respiración con el fin de detener la actividad mental, aumentando la energía vital.pranayama

–       Técnicas de relajación, El término relajación engloba las técnicas para llegar a ese estado de consciencia, hay diferentes grados para profundizar en el cuerpo, la mente, las emociones. La relajación total supone un equilibrio a todos los niveles, a ese estado de relajación profunda se llega con la práctica. Las técnicas son infinitas porque se pueden adaptar a cada persona, fomentando siempre el equilibrio del Sistema Nervioso Autónomo y una vía de auto exploración, es un mundo ilimitado ya que las técnicas pueden combinarse entre sí y personalizarse según las necesidades del momento. La relajación es un arte para el que es necesario un aprendizaje pero que sobre todo es eminentemente práctica. Científicamente sus beneficios son objetivables y se pueden demostrar

–       Técnicas de interiorización, concentración y meditación. Permiten una limpieza de los procesos mentales y una percepción de nuestra dimensión interior. Potenciando así todos las facultades de la mente como son la atención, la memoria, la concentración, la creatividad, etc. En este apartado podemos incluir el canto védico (kirtan) y la lectura consciencial y el comentario de textos sagrados.