Archivo de etiquetas| vedanta

Vedanta, la vía del autoconocimiento.

El nombre Vedanta se compone del término sánscrito veda: ‘conocimiento, sabiduría’ y anta: ‘final, conclusión’.

Esta denominación se interpreta en un doble sentido:

  • Como ‘la culminación de la sabiduría’, en sentido absoluto, como el conocimiento espiritual más elevado.
  • Como ‘la última parte de los Vedas’, en sentido cronológico.

Pero la reflexión es más profunda, la filosofía del Vedanta y el Yoga te hace reconocer cuándo hay expectativas adecuadas o cuándo te dejas tiranizar por fantasías. Vedanta trata con realidades objetivas sobre ti y el  mundo para enseñarte a vivir bien, sin necesidad de experiencias extraordinarias ni prácticas esotéricas o fenomenológicas, sino con una visión de la realidad que se traduzca en una actitud adecuada sobre cómo vivir tu vida cotidiana de la mejor manera.

Vedanta es un estudio que no habla de una felicidad basada en conseguir nuevos logros personales, profesionales o espirituales para verte feliz en el futuro, ni tener que vivir experimentado el éxito de manera constante. Vedanta muestra cómo la felicidad que buscas no se basa en conseguir más cosas, situaciones y personas, o deshacerte de ellas. Tampoco habla de una felicidad fruto de un proceso de perfeccionamiento, transformación y de mejora constante, lo que te mantiene en una búsqueda infinita, te conduce simplemente a descubrir que el buscador no está separado de lo buscado. Que lo que anhelas ser ya lo eres. Que lo que amas ser no está separado de ti.

Lo que crea esa distancia entre el buscador y lo buscado no es otra cosa que el conocimiento incompleto, la ignorancia de tu verdadera naturaleza. Vedanta te ayuda a reconocer la libertad que ya hay en ti mediante el análisis de las creencias que tienes sobre ti mismo, la forma en la que te ves a ti mismo, como percibes tus capacidades, cómo te relacionas contigo mismo, con el mundo y con Dios .

En Vedanta, la meta del conocimiento no es intelectual, como el conocimiento limitado que adquirimos al leer libros; este conocimiento se refiere al conocimiento de Dios y de tu naturaleza divina. Por lo tanto, Vedanta es la búsqueda del autoconocimiento (o descubrimiento de tu propio Ser) y, por lo tanto, la búsqueda de Dios.

Según Vedanta, Dios (Brahman/Ātman) es pura existencia, pura consciencia y dicha infinita, así mora en nuestros corazones. Vedanta asevera que la meta de la vida humana consiste en darte cuenta de tu divinidad y en hacerla patente. Y esto no sólo es posible, sino que es inevitable. Tu verdadera naturaleza es divina; conocer a Dios es un derecho de nacimiento, es inherente a la condición humana. Tarde o temprano todos manifestamos nuestra divinidad,  puesto que nuestra naturaleza divina es la mayor verdad de nuestra existencia.

Vedanta es un medio de conocimiento (pramāṇa) para revelar la naturaleza del individuo, de Dios y del Mundo. Vedanta no es para el que que busca experiencias místicas sino para aquel que quiere conocer la verdad de toda experiencia.

El tema central en Vedanta es algo que todo individuo anhela: verse libre de la infelicidad, de la inseguridad, de toda limitación, en otras palabras, ser eterno, completo, pleno. Este es el corazón de Advaita Vedanta. Para llegar a asimilar la enseñanza vedántica es imprescindible la madurez personal; la práctica del yoga (en su sentido amplio) facilita aquellos requisitos de crecimiento interior necesarios para que el conocimiento se adquiera, sea asimilado y se establezca firmemente.

Swami Satyananda Saraswati

Aunque en el Centro de Yoga Shakti no estamos adscritos a ningún linaje, si que nuestra enseñanza está influenciada por las enseñanzas de Swami Satyananda Saraswati, discípulo de Swami Sivanda. Para que conozcas un poco más acerca de él y de su contribución a la difusión del yoga, con especial cariño, le dedicamos esta entrega de nuestro blog.

Swami Satyananda Saraswati nació el 24 de diciembre de 1923 en Almora (Uttaranchal), en las estribaciones del Himalaya, en una familia de agricultores, de antepasados guerreros.

Sin embargo, pronto se hizo evidente que tenía otras inclinaciones, pues comenzó a tener experiencias espirituales a la edad de seis años, sus padres consultaron a muchos santos y sadhus, quienes lo bendijeron y le aseguraron a sus padres que tenía una consciencia muy elevada. Sus experiencias continuaron y le llevaron a conocer a diferentes maestros, como Anandamayi Ma o la maestra tántrica,  Sukhman Giri  (linaje del Juna Akhara, Sadhus Naga), quien le dio shaktipat (iniciación avanzada) y le ordenó que encontrara un gurú con el fin de estabilizar sus experiencias espirituales.

swami-satyananda-jovenEn 1943 a la edad de 20 años y con el permiso paterno, Swami Satyananda renunció a su hogar y salió en busca de su gurú. Visitó a numerosos sabios y maestros, pero fue al llegar al ashram de  Swami Sivananda, en Rishikesh, cuando supo que había encontrado lo que buscaba. El 12 de septiembre de 1947, Swami Sivananda le inició en la orden de Dasnami Sannyasa, otorgándole en nombre espiritual de Swami Satyananda Saraswati, Swami Sivananda lo describió como un «genio versátil» que «hizo el trabajo de cuatro personas. sirviendo en diferentes departamentos del ashram durante más de 12 años. Él hizo el trabajo físico, editó el periódico del ashram en hindi, escribió varios artículos y poemas compuestos en tanto hindi y sánscrito.

En 1956, después de recibir la instrucción de su gurú para difundir el yoga de puerta en puerta y de costa a costa, Swami Satyananda vagó por toda la India como un mendigo parivrajaka (el que va de un lugar a otro buscando la verdad) viajando a través de Afganistán, Nepal , Birmania y Ceilán durante los siguientes 7 años, ampliando sus conocimientos de prácticas espirituales. Finalmente encontró su camino a Munger, en la provincia de Bihar. Después de establecerse allí, en 1963 fundó el International Yoga Fellowship Mision, con el fin de crear una fraternidad global de yoga y la Bihar School of Yoga un año después.

En poco tiempo sus enseñanzas empezaron a difundirse por todo el mundo. De 1963 a 1983, dio a conocer el yoga a gente de todas las castas, credos, religiones y nacionalidades. Guió a millones de aspirantes de todos los continentes y estableció centros y ashrams en varios países. Sus viajes le llevaron por casi todo el mundo,  ofreciendo satsang, difundió las enseñanzas del yoga, inició a aspirantes y ayudó al establecimiento de centros y ashrams. Conocedor de todas las religiones y escrituras, incorporó la sabiduría de todas ellas a sus enseñanzas, que no se limitaban al yoga, sino que abrazaban la sabiduría de milenios.

Swami Satyananda dio a conocer la ciencia del tantra, madre de la filosofía, las verdades sublimes del vedanta, los Upanishads y los puranas, sin por ello dejar de lado la sabiduría del budismo, el jainismo, el sijismo, el zoroastrismo, el islam, el cristianismo, la filosofía moderna y los conocimientos científicos acerca de la materia y la creación.

rikhiasmallTrabajó incansable y meticulosamente en la ciencia de yoga para conseguir que prácticas como japa, antar mouna, pawanmuktasana, kriya yoga y prana vidya fuesen accesibles al mundo entero para su desarrollo mental, físico, emocional y espiritual. Interpretó, explicó y dio a conocer antiguas enseñanzas del tantra y el yoga, revelando prácticas desconocidas.

Mediante la interpretación del sistema tántrico de nyasa, elaboró especialmente la práctica del yoga nidra, una de sus grandes aportaciones al corpus del yoga, para realizar el potencial de esta antigua técnica y darle una utilidad universal.

Su exposición de la ciencia yóguica fue moderna e inspiradora a la vez que penetrante y profunda, y su lenguaje y explicaciones eran sencillos y fáciles de entender. Durante este periodo escribió más 80 libros sobre yoga y tantra, que han sido traducidos a numerosos idiomas y se usan como libros de texto en escuelas del mundo entero.

Aspirantes espirituales de todas partes y religiones acudieron a él. Inició a miles a sannyasa (renuncia de todo lo que esclaviza la personalidad y la mente) y mantra

En 1983 la Bihar School of Yoga era ya una escuela de prestigio donde aprender yoga y ciencias espirituales. Gracias a su trabajo de difusión, el yoga salió de las cuevas de ermitaños y ascetas y entró en el mundo: hospitales, prisiones, colegios, universidades, ejércitos, corporaciones, el mundo del deporte o de la moda, en todas partes el yoga comenzó a ser una herramienta de referencia.

Swami Satyananda exhibió un celo y una energía tremenda para difundir la luz del yoga, y en el corto periodo de 20 años cumplió el mandato de su maestro. Una vez terminada esa labor, renunció a todo y designó a su sucesor,  Swami Niranjanananda, para que continuara su trabajo. En 1988 dejó su ashram de Munger para no volver nunca más.  Salió a peregrinar como un mendigo por todos los siddha teerthas (aguas sagradas) de la India, sin llevar nada más que el dhoti que vestía y sin ayuda de ninguna de las instituciones que había establecido.

En Trayambakeshwar, en el jyotirlinga (uno de los 12 templos iluminados de Shiva) de Mrityunjaya (aspecto de Shiva), su ishta devata (símbolo psíquico), renunció también a su vestimenta y vivió como una avadhoota (el que ha renunciado a todo). Durante este periodo se le reveló su sadhana y hogar futuro.

s-satyananda-panchagniSegún el mandato de su ishta devata fue a la tierra de cremación de Parvati (esposa de Shiva) en 1989 y se estableció allí, en Rikhia, en Deoghar, en el estado de Jharkhand para vivir en aislamiento  como Paramahamsa Sannyasin, y realizar prácticas espirituales védicas incluyendo panchagni, una austeridad realizado antes de las cinco hogueras al aire libre durante los meses más calurosos del año, tal como se describe en los Brahmanas y Satpatha Kathopanishad y Ashtottar-shat-laskh mantra purascharana (serie de 10.800.000 mantras). En este periodo ya no estuvo vinculado a ninguna institución, no daba diksha (iniciaciones), upadesha (enseñanzas), ni recibía dakshina (ofrendas). Vivió en reclusión y sólo en raras ocasiones salía para dar darshan a los devotos que iban a verle desde todas partes del mundo.

Durante la madrugada del 5 al 6 de diciembre de 2009, alcanzó en Mahasamadhi  en Rikhiapeeth.

Las enseñanzas de Swami Satyananda hacen hincapié en un «Yoga Integral», con un fuerte énfasis en el Tantra, conocido como el «Yoga de Bihar» del sistema o «Yoga Satyananda». Este sistema aborda las cualidades de la cabeza, el corazón y las manos. Intelecto, emoción y acción, jñana, bhakti y karma, intentando integrar las dimensiones físicas, psicológicas y espirituales del yoga en cada práctica Swami Satyananda trajo el lado tántrico del yoga tantra a la actualidad. En sus publicaciones aborda los conceptos del Tantra y considera que se perfila como aplicable a las necesidades de la sociedad actual.  Swami Satyananda fue codificando la sabiduría del yoga en las antiguas escrituras tántricas y lo hizo accesible al aspirante moderno.

OM GUM GURUBHYO NAMAHA