Archivo de etiquetas| vegetariana

Buñuelos de calabaza

Hoy te propongo una receta muy fácil y reconfortante para estos días invernales. Ponte manos a la obra, ¡merece la pena!

Ingredientes:

  • 125 gr de harina de trigo
  • 300 gr de calabaza
  • 3 gr (media cucharadita) de levadura en polvo
  • 2 huevos
  • 25 gr de azúcar
  • Ralladura de una naranja
  • Una pizca de sal

Preparación:

Pelas la calabaza, le quitas las semillas, la troces y la pones a hervir en agua. Dejas que la calabaza hierva hasta que estén muy tierna, entonces la sacas el agua, la escurres y la trituras con un tenedor. Reserva el agua de cocción de la calabaza por si hace falta un poco para la preparación de la masa.

Separa las yemas de las claras del huevo, monta las claras a punto de nieve y la reservas. Tamiza la harina en un cuenco y le agregas la levadura, el azúcar, la sal, la ralladura de naranja y las dos yemas de huevo. A continuación añade el puré de calabaza y mezcla para conseguir una masa uniforme. Por último, agrega las claras montadas a punto de nieve y mezclas con movimientos envolventes para que no se bajen y se pierda el aire incorporado con el batido. Mezcla hasta conseguir una masa homogénea a la que añades, en caso de que esté muy densa, un poco del agua de la cocción de la calabaza (cuando los he hecho no ha sido necesario).

A la hora de freír, dependiendo de la densidad de la masa, para hacer las porciones, puedes utilizar una cuchara o una manga pastelera con una boquilla redonda.

Calienta abundante aceite de girasol o vegetal en una sartén pequeña y, cuando esté listo, vas echando pequeñas porciones de la masa. Les das la vuelta para que se doren por ambos lados, luego las sacas, las dejas escurrir sobre papel absorbente, las pasas por una mezcla de azúcar y canela y ¡a disfrutar!.

 

Simplemente maravillosas

En el Curso de Cocina India Vegetariana que organizamos aprendimos a hacer un sencillo y exquisito dulce, algunos de vosotros lo habéis probado en las celebraciones que hacemos y muchos nos pedís la receta, aquí la tenéis, así que animaros a hacerlas porque son muy fáciles de preparar.

Simplemente maravillosasIngredientes:

125 gr. de leche en polvo

125 gr. de mantequilla

100 gr. de azúcar glaçe

ralladura de naranja y/o limón

vainilla

Elaboración:

Mezcla la leche en polvo con la mantequilla, que previamente habras dejado a temperatura ambiente para que se ablande, añade el azúcar, la ralladura y la vainilla. Mezcla todo bien hasta conseguir una masa uniforme y maleable. Haces bolitas del tamaño de una nuez y las pones en la nevera para que se endurezcan. También puedes ponerles frutos secos picados ( almendras, anacardos, nueces, coco, etc.)

Para ver esta y otras exquisitas recetas visita La cocina de Gundicha

 

Croquetas de almendras

esencia-de-almendras-aromatica
Te proponemos una opción vegetariana realmente nutritiva de las tradicionales croquetas, son muy fáciles de hacer y realmente exquisitas.

Ingredientes:

Unos 250 gr. de almendras crudas y con piel

Una cebolla

5 o 6 cucharadas de harina (mejor integral)

Leche (la que admita, dependerá mucho de la clase de harina que uses)

Aceite

Sal

Pimienta molida

Harina, huevo y pan rallado para rebozarlas y aceite para freírlas.

Elaboración:

Pica las almendras muy finas y resérvalas, tritura la cebolla aparte y fríela en unas 2 o 3 cucharadas de aceite, cuando ya esté pochada y comience a dorarse añade las almendras y las rehogas con el fuego bajo para que no se quemen, cuando empiecen a tostarse añade la harina y también la tuestas un poco hasta que se una a la masa (quedan como bolitas sueltas), después vas añadiendo la leche poco a poco y sin dejar de remover para que no se pegue hasta que obtenga una consistencia blanda pero firme, que no se adhiera a las paredes del recipiente, al final le añades la sal y la pimienta a tu gusto.

Dejas que la masa se enfríe y después formas las croquetas, las pasas primero por harina, luego por huevo (o algo que lo sustituya, en el caso de que no los tomes) y después por pan rallado (así quedan muy crujientes por fuera) y las fríes en abundante aceite, dejas que escurran el aceite sobrante en un papel absorbente y a disfrutar, ¡que aproveche!

Bizcocho especiado

INGREDIENTESBizcocho

  • 1 yogur natural, puede ser griego o bífidus
  • 2 medidas de yogur de azúcar, puede ser moreno
  • 1 medida de yogur de aceite
  • 3 medidas de yogur de harina, puede ser integral
  • 3 huevos
  • 2 cucharaditas de café de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de café de canela
  • 3 clavos de olor (molidos)
  • 1/2 cucharadita de café de jengibre rallado fresco o en polvo 110 g de mantequilla
  • Una pizca de sal
  • Un poquito de aceite para engrasar el molde.

 PREPARACIÓN

Comienza batiendo los huevos con el azúcar hasta que se disuelva bien y quede una mezcla espumosa.

  1. Añade el yogur y el aceite y vuelve a batir hasta que esté todo bien mezclado.
  2. Incorpora la harina, las especias, la levadura y la sal y bátelo bien hasta que obtengas una mezcla homogénea de una textura cremosa.
  3. Engrasa el molde y vierte en él la masa.
    1. Introdúcelo en el horno, que habrás precalentado a unos 160-170 grados. Para que suba bien el bizcocho es mejor poner la rejilla (sobre la que está el molde) en una de las alturas más bajas del horno (si tiene 4, lo sitúas en la 1ª o la 2ª), eso también dependerá del horno del que dispongas.
    2. Lo horneas durante unos 30 minutos y cuando apagues el horno lo dejas reposar dentro durante unos 5 o 10 minutos. Para comprobar si está hecho, lo pinchas con un palillo y debe salir limpio.

Variaciones:

Si quieres hacerlo de naranja, sustituyes las especias por una naranja entera (sí, sí, con cáscara y todo) que deberás triturar y mezclar con el azúcar y los huevos (que en este caso pueden ser 2 en lugar de 3), seguramente para que la mezcla final no esté tan líquida deberás añadir algo más de harina.

Puedes sustituir las especias por ralladura de limón o también por trocitos de manzana (añadiéndole 2 o 3 manzanas peladas) o por cacao en polvo. No te cortes y dale rienda suelta a tu creatividad.

En cualquier variedad es perfecto para acompañar al té yóguico. ¡Que disfrutes!