Archivo de etiquetas| yogaterapia

Yoga para prevenir y aliviar el dolor de espalda

Los problemas de espalda son algo que está presente en nuestra vida de manera habitual, ya que normalmente debido al estrés, a las malas posturas o a la falta de ejercicio, nuestra espalda o alguna parte de ella suele verse afectada. La zona cervical o lumbar son las que habitualmente más se sobrecargan a causa de la tensión. Por ello queremos destacar el yoga como una buena manera para conseguir aliviar tensiones en la espalda y mantener una perfecta salud en esta parte del cuerpo que tanto dolor y molestias ocasiona.

Meditación anjali

Ante todo hay que tener presente que el yoga se basa en una serie de posturas que lo que buscan es contribuir a la elongación del cuerpo, dotándolo de mayor flexibilidad, fuerza y resistencia. La espalda es la parte que más va a mejorar, pues en todas las posturas y ejercicios del yoga se toma como referencia la columna vertebral.marjariasana

Por ejemplo con la técnica del gato dinámico (marjariasana) se consigue liberar y flexibilizar toda la columna vertebral, especialmente la zona cervical y la zona lumbar.

Una de las prácticas más completas es el saludo al sol (suryanamaskar) ya que nos permite trabajar y tomar consciencia de todo el cuerpo, estirándolo y fortaleciéndolo, resultando muy beneficioso para toda la espalda y para el resto de las articulaciones.

La práctica de las posturas (asana) supone un trabajo más específico sobre determinadas zonas de la columna vertebral y de la espalda, según queramos estirar, tonificar, flexibilizar, reeducar, etc.

El yoga también estimula la liberación de endorfinas y otros neurotransmisores, sustancias producidas naturalmente por el cerebro que provocan sensación de bienestar y placer. Se ha investigado que el yoga libera más endorfinas que otros tipos de ejercicio, pues sus movimientos y posturas estimulan áreas específicas de nuestro cuerpo que activan diferentes productos químicos en el cerebro. Estudios científicos sugieren que el yoga mejoraría la conducta, al reducir el hábito de evitar ciertas actividades, y hasta la función neurológica, al modificar cómo el cerebro procesa el dolor.

¡Anímate ya a probarlo! Todas estas razones y otras muchas, seguro que te motivan para intentarlo.

20150628_114357