OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando el Yoga toca tu Alma

Desde la perspectiva que da el paso de los años, no puedo más que sentirme enormemente afortunada y profundamente agradecida por todo lo que el Yoga supone en mi vida.

Hace ya mucho tiempo, con inquietud de buscadora, probé algunas técnicas con las que no llegué a conectar del todo. En el trabajo, mis compañeras comentaban las cosas que hacían en las clases de Yoga, eso iba despertando en mi más curiosidad cada vez. Hasta que un día decidí comenzar a asistir a clases, ¡gran y decisivo día en mi vida! Desde la primera sesión sentí que era lo que estaba buscando, salí de la clase con la sensación de que el mundo iba a un ritmo (acelerado) y yo estaba en otro más tranquilo y armonioso.

A partir de ahí es como si hubiese abierto la puerta al Yoga, que decidió entrar en mi vida para quedarse. Me ofrecieron un trabajo en una Asociación de Yoga, lo que me llevó a conocer a mi primer formador y a iniciar la formación como profesora. Tras los cuatro años que duraba, comencé a dar clases en algunos sitios que no eran los más indicados por cuestiones de ruido, iluminación, interrupciones, etc., eso es lo que principalmente me motivó a abrir el Centro de Yoga Shakti (para entonces se llamaba como yo, «Centro de Yoga Mª Pilar Segura Murillo»). Durante todo este tiempo he aprendido mucho, porque el que enseña es el que más aprende, los alumnos me enseñan muchísimo, crecemos juntos cada día, y porque también sigo asistiendo a clases, retiros, talleres, etc.

En la primera etapa era muy estricta, rígida, supongo que producto de la inseguridad de alguien que cree saber y que ha recibido esa forma de transmitir, ¡pobres de los alumnos que la padecieron! (algunos todavía siguen conmigo). El estudio y la dedicación plena al Yoga me siguieron acompañando cada día, con lo que todo eso se fue suavizando, como si todo se fuera colocando en su sitio (interiormente) y la forma de enseñar se hiciese más fluida, suave, consciente, amorosa y armoniosa. Así hasta el día de hoy en el que me sigue apasionando y pareciendo única cada clase que imparto, una bendición cada sonrisa y abrazo que recibo de los alumnos del Centro al final de cada sesión. Es un gran privilegio contribuir a conectar con vuestro espacio de silencio, paz y serenidad. ¡Mil gracias! HARI OM TAT SAT

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Textos legales

Shakti Yoga 2021 ©. Todos los derechos reservados
Página web diseñada por El Ático de las Ideas
Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!
Estamos aquí para lo que necesites.